¿Cómo abrillantar y limpiar el mármol de tu local comercial?

contrato limpiadora del hogar de limpieza
Contrato de empleada de hogar: todo lo que has de saber
26 agosto, 2019
como_limpiar_farmacia
¿Cómo limpiar un local de farmacia?
25 septiembre, 2019

Un local comercial está dotado de distintos materiales, los cuales constituyen y dan forma a sus distintas áreas. Desde los azulejos de los baños hasta el parqué del suelo, cada uno de estos materiales debe estar correctamente tratado y conservado. Un claro ejemplo de ello es la limpieza y abrillantado del mármol en negocios.

¿Qué es el mármol? 

El mármol es un material formado, principalmente, por carbonato cálcico, un compuesto que le otorga porosidad y una mayor sensibilidad ante la exposición a otros materiales de mayor dureza. Esto comporta que las superficies con mármol absorban líquidos con facilidad y se deban cuidar con más atención que otras de distintos materiales. 

No obstante, una superficie de mármol bien cuidada y mantenida es una apuesta segura en pro de la elegancia. Además, si el mantenimiento se lleva a cabo de forma habitual y adecuada, este material puede durar décadas y aportar un valor estético añadido al negocio.

Hay que pensar que, pese a su delicadeza, las baldosas y revestimientos de mármol están adecuadamente tratados y acondicionados para decorar distintas zonas de una vivienda o local. Es decir, vienen lacados, pulidos e incluso con las porosidades bien selladas para que no quede atrapado un exceso de suciedad. Por este motivo, la elección de este material suele ser una buena opción, por mucho que al cliente le surjan dudas o temores sobre su conservación.

marmol_beige_limpieza

¿Qué superficies de mármol hay en los locales comerciales?

El mármol es una superficie muy común en distintas zonas o áreas de un local comercial, comunidad de vecinos u oficinas. Las más comunes son las siguientes:

Suelos de mármol

Los suelos son la zona por excelencia de este material, sobre todo en comunidades de vecinos y en edificios oficiales, como ayuntamientos, centros de atención primaria (CAP) e incluso universidades y otros centros educativos. 

La gran variedad de tonos, acabados y texturas de los suelos de mármol es casi infinita. Todo depende del aspecto final que desee el cliente para su edificio y la superficie a recubrir de este. El rasgo seguro que aportará este material es, sin duda, elegancia.

Escaparates de mármol

El mármol en escaparates suele estar presente en algunas zonas, como atriles, pilastras o superficies elevadas. Asimismo, los negocios que con más frecuencia tienen este material en sus escaparates son las tiendas de ropa, las joyerías y los negocios dedicados a la imagen, a la estética y a la belleza en general.  

A parte de estanterías, atriles y superficies elevadas de este material, también se comercializan vitrinas de mármol. Suelen ser fijas, igual que las otras ya mencionadas, y aportan distinción al negocio.

Mostradores de mármol

La frecuencia y tipología de negocio con mostradores de mármol es la misma que en el caso de los escaparates. Este material proporciona elegancia, sobriedad y lujo a estos comercios, algo que combina perfectamente con sus clientes, sus valores y los productos o servicios que ofrecen. 

Cocinas de mármol

Junto con los suelos, las encimeras y cocinas de mármol son otras de las superficies por excelencia que se realizan con este material. Quizá por su poca dureza y su gran porosidad, muchas personas no estén del todo convencidas en elegirlo para su zona de fogones, pero con el revestimiento y el mantenimiento adecuado, es muy buena opción.

Pilastras de mármol

Este tipo de área o elemento decorativo suele estar presente en edificios consistoriales y oficiales, como ayuntamientos, bibliotecas, hospitales, museos y otras construcciones históricas. 

cocina_marmol_limpieza

¿Cómo limpiar el mármol de tu tienda?

La limpieza del mármol de una tienda o negocio comercial debe ser, como ya se ha comentado, frecuente y cuidada. En general, lo mejor es el uso de una fregona o paño húmedo, enjuagados en líquidos con distintos productos y bien escurridos. 

En cuanto a los líquidos y productos más preciados para estas superficies, se encuentran los siguientes. Cabe recordar que no sirve cualquier artículo de limpieza, pues muchos le son abrasivos y lo dañan: 

  • Agua caliente y jabón neutro: para una limpieza semanal o más espaciada del mármol, sobre todo en superficies como los expositores, los mostradores, las pilastras y los escaparates. En cuanto a la tipología de jabón, debe ser uno con pH neutro.
  • Agua y agua oxigenada: indicada para superficies de mármol de color blanco o beige, sobre todo suelos. Las proporciones deben ser 1 de agua oxigenada por 12 de agua. 

En cuanto a las mopas y fregonas para limpiar el mármol, las mejores son las de materiales suaves como la microfibra o el algodón. Además, estas deben utilizarse únicamente para fregar estas zonas. Los materiales punzantes, como estropajos de esparto o aluminio, lo dañarán. 

¿Cómo quitar manchas del mármol?

¿Cómo quitar manchas orgánicas en superficies de mármol?

Se entiende como mancha orgánica aquella hecha con un material orgánico, es decir, con té, infusiones, café, zumo de naranja, refrescos, entre otros. 

Para ello, se recomienda utilizar un paño de algodón bien empapado en peróxido, junto con unas gotas de amoníaco. Esta porción de tela debe dejarse sobre la mancha durante, al menos, una noche o unas ocho horas, sin dejar que seque. Una vez extraída, limpiar como de costumbre.

Para manchas de bebidas carbonatadas y zumos de fruta ácida, mejor fregar la zona inmediatamente con un paño húmedo. De esta manera no quedarán restos que puedan secarse y fijarse en la superficie.

¿Cómo quitar manchas de grasa en zonas con mármol?

Sobre las manchas de grasa, se incluyen tanto las manchas de aceite de oliva como de mantequilla, además de aquellas a base de lociones, cremas de manos y otros productos grasos. 

Para que el mármol quede del todo limpio, se debe secar y tapar la mancha de forma inmediata con un poco de polvo de talco o harina de maíz. Pasados unos minutos, se pasa un cepillo y se retira el sobrante. A continuación, se repite la acción dejándolo ahí, a poder ser, hasta el día siguiente.

El siguiente paso es quitar el exceso de harina o polvo de talco y frotar la zona con una solución jabonosa. También se puede hacer con un paño humedecido con amoniaco. En caso de que la mancha no salga y como última opción, se puede utilizar un disolvente.

¿Cómo quitar manchas químicas en áreas de mármol?

Para quitar manchas de tintas, pinturas y betún en mármoles, lo ideal es seguir las siguientes opciones: 

  • Betún: acetona o quitaesmalte, aclarado con abundante agua.
  • Pinturas: disolvente específico para estos productos, aclarados con abundante agua. 
  • Tinta: detergente neutro diluido en agua.

¿Cómo quitar manchas de óxido en espacios de mármol?

Las marcas de óxido más frecuentes son las que dejan los contornos de las macetas y de las lámparas de acero sobre el mármol. Para este tipo de mancha, se puede utilizar zumo de limón diluido en agua. Incluso hay personas que utilizan sal gruesa. No obstante, sea cual sea la opción escogida, lo primordial es no dejarlo sobre la mancha durante mucho tiempo, ya que tienen un efecto corrosivo. 

edificio_abu_dhabi_marmol_limpieza

¿Cómo abrillantar el mármol de tu local?

A parte de fregar el mármol, también hay que darle brillo y pulirlo. Para ello, Megaservice apuesta por unos procedimientos que tienen las siguientes características:

  • Abrillantar el mármol: dentro de este proceso, también está incluida la limpieza de la superficie. En esta, se lleva a cabo la eliminación de manchas superficiales y profundas. El abrillantado consiste en cristalizar el mármol, devolviéndole su aspecto reluciente; sin embargo, resulta más efectivo es superficies pulidas y revestidas, no en las que tienen grietas, rayajos o desniveles. 
  • Pulir el mármol: con el paso del tiempo, el mármol se va deteriorando y deformando. De ahí que el pulido sea necesario. Este proceso se inicia con el lijado de la superficie, provocando la pérdida de algunos milímetros o centímetros. De hecho, este es el objetivo: rebajar los desniveles y los desajustes, igualando todo el mármol y eliminando las pisadas, los rayajos y las grietas. 

Ambos procesos se llevan a cabo, sobre todo, en suelos de mármol, pues son las zonas que más expuestas están a las agresiones exteriores, como las pisadas, los pasos de carros, maquinaria, equipajes, etcétera.