Cómo limpiar el suelo después de una obra
Cómo limpiar el suelo después de una obra
7 febrero, 2019
limpieza antes de entrar a una nueva casa
Limpieza imprescindible antes de entrar en una casa nueva
25 febrero, 2019

Los graffitis son un estilo de arte urbano que siempre ha generado cierta polémica por ser considerados como actos vandálicos, ya que estropean las paredes y fachadas de muchos edificios. Este tipo de pintadas se realizan con ácidos, aerosoles, rotuladores y pinturas plásticas, llegando a profundizar hasta un centímetro en los muros en los que se realizan. Afortunadamente, hoy en día, existen infinidad de productos para limpiar graffitis que ayudan a reducir sus efectos y que hacen que la limpieza posterior sea mucho más fácil.

¿Cuáles son las mejores técnicas para limpiar graffitis?

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de realizar la limpieza de graffitis es saber qué tipo de superficie tenemos delante y con qué tipo de producto se ha realizado el graffiti. Una vez que lo tengamos claro, podremos elegir el método más adecuado para eliminarlo. En cualquier caso, lo mejor es contratar los servicios de una empresa especializada en la limpieza de graffitis que pueda ayudarnos a lograr un acabado perfecto.

Técnica de la arenadora

Se trata de un método para limpiar graffitis que los elimina mediante la proyección de bicarbonato sódico. Una técnica completamente respetuosa con el medio ambiente que resulta muy eficaz para aquellos graffitis hechos con spray de pintura en fachadas de piedra, ladrillo, cemento, plástico o madera. El chorro de arena ayuda a eliminar la capa más superficial de la pared y evitar que se dañe.

Decapante

La técnica del decapante suele ser la más habitual a la hora de limpiar graffitis. Un producto con un alto poder para eliminar pintura de cualquier superficie. Eso sí, es importante que sepas que los compuestos químicos pueden reaccionar de un modo distinto en función del tipo de producto que se haya usado para hacer la pintada y de la propia superficie. En el caso de las fachadas, podemos encontrar decapantes en formato gel que se agarran con facilidad a la superficie y descomponen la pintura.

Lavado a presión

Las máquinas de lavado a presión también son una excelente opción, ya que combinan agua en un 80% y disolvente específico en un 20% para reducir el efecto abrasivo y dañino del disolvente. Se deja que la sustancia repose unos 20 minutos sobre la superficie y se repite el proceso.

Capa de pintura

Se trata de una de las técnicas más antiguas para eliminar graffitis. El problema es que no se puede aplicar a los cristales, solamente a las paredes, ya que consiste en aplicar una capa de pintura sobre el graffiti. La parte buena es que no se usan productos perjudiciales para la pared, por lo que no se corre el riesgo de dar la superficie.

Productos químicos

En la actualidad, es posible encontrar productos químicos destinados a eliminar las pintadas, como es el caso del disolvente. El problema es que solamente pueden ser usados en superficies que no están pintadas, como la piedra, y que no sean muy delicadas, pues podrían afectar a su estado original.